sábado, 21 de julio de 2007

LOS HIJOS DEL BRETON

"LA CAPACIDAD DE AGRADECER" Tal vez esta sea una de las frases mas importantes que he escuchado de François Vallaeys; amigo, maestro y recien ahora... luego de mas de seis años, me atrevo a decir: Colega...! Aqui una apreciacion personal de este excelente filosofo y artista.

Recuerdo que en el año 1999 acababa de llegar a Lima desde Iquitos y una tarde, que iba en un bus de Miraflores a Barranco, al tomar la ruta de la bajada Balta, vi un cartel que anunciaba una presentación de narraciones de cuentos y que reunía a un músico de rock amigo y a un narrador de nombre francés। Desde ese momento sentí una gran curiosidad por saber que podría unir a un músico de rock con alguien que narraba historias en escena. Que grande fue mi sorpresa al descubrir la magia de las palabras acompañadas de tonadas rockeras.


Debo confesar que la historia que mas me impresiono fue la de “Las lagartijas” una sabia y divertida historia popular del Burkina Faso. Un país africano con muchas historias para contar.

A partir de ese momento sentí un fuerte impulso por conocer a este narrador francés e hice que Rafo Raez el amigo rockero me lo presentara. Fue así que conocí a François Vallaeys.
Desde el primer momento busque saber si daba algún taller de narración y me confirmo que, efectivamente, en el centro Peruano Británico en pocos días iniciaba un taller de narración y que podría inscribirme si es que así lo deseaba. Obviamente lo hice y disfrute mucho de ese taller.















Recuerdo que a este taller llegamos muchos que veníamos de distintos oficios, recuerdo a Cesar Villegas, Nishme Sumar, Daniela Rotalde, Renzo Espinel, Gabriel Espinoza, Diana Alcántara, Patiquín y otros.

Desde entonces François no solo se convirtió en mi maestro, sino también en un gran amigo y hemos compartido muchísimos momentos gratos en familia. Poco después de conocerlo empecé a formar parte de su fanaticada y mientras he estado viviendo en Perú, he visto prácticamente todos sus espectáculos. Difícil decir cual me gusto mas.

Particularmente durante las presentaciones de François, disfruto de la frescura de sus acciones, de la belleza de sus palabras, con esa mezcla de acento entre francés bretón y el criollo limeño de callejón, especie de “Machin” europeo. Obviamente disfruto también de sus historias siempre bien escogidas, plenas de sabidurías y enseñanzas. Otra parte es el humor, pocas veces blando y muchas veces negro pero que François hila con palabras apropiadas. Otras veces es la sabia dulce que se desprende de historias como “La princesa Denid” un hermoso cuento tibetano o “La madre de las historias” una subliminal historia que en lo personal resulta una inspiración constante. De esa época me gustaba mucho la fuerza y la energía de Rafo Raez acompañando “Fenrir”, o la divertidísima versión de “Que quiere la mujer”, un cuento medieval que en mi opinión es un gran acierto creativo en la dupla de Rafo y François, así como un despliegue inteligente entre música y narración. De esa calidad es también “Kiwicha” una divertida visión de nuestra historia peruana desde la conquista española hasta nuestra etapa presente (esta propuesta me hace recordar a los grandiosos músicos y comediantes argentinos “Les Luthiers” y su genial historia del “Adelantado don Rodrigo”).

De la nueva etapa de François, en que ya no esta acompañado de Rafo –ojala se junten otra vez para placer de los fanáticos de los cuentos con rock- confieso me he emocionado hasta el punto de llorar en silencio cuando escuche “Samvel” un hermoso cuento popular armenio y ni que decir de “Joja” una vieja historia europea de donde parecer venir el famoso cuento de “Juanito y las habichuelas mágicas”.

Otra de las cosas que he aprendido a disfrutar en las presentaciones de François es la importancia que brinda a los pequeños detalles y que vienen a ser una especie de ritual personal para con las historias que va a contar; una especie de comunión entre materia y espíritu: mantas, velas, semillas, hojas de coca, tapetes, pies descalzos, música de fondo, el dulce y delicado sonido de su samsa, una vestimenta escogida, aroma de ambiente, etc.
Mención aparte merece el trabajo de iluminación y al que François le dedica mucho tiempo; un detallado trabajo de composición siempre bien diseñada y mucho mejor manipulada por el gran Mario Raez. Por ultimo esta la recepción final, en donde François ofrece a su publico diferentes bebidas aromáticas; así como la oportunidad de compartir un momento con el.

La experiencia de François como profesor de filosofía y de asuntos en ética se ven reflejados en cada una de sus presentaciones. En alguna oportunidad me comento que llego a utilizar una pizarra en el escenario para reforzar ciertas teorías sobre el pensamiento humano y también a recitar poemas entre sus historias, como una manera de innovar sus espectáculos. En otra oportunidad también me comento que tuvo la suerte de vivir en Burkina Faso y que allí fue donde conoció algunos maestros de la narración oral de quienes absorbió sabiduría y experiencia. François reconoce la fuerte influencia que han ejercido en el; otros maestros de la narración oral escénica como Yannick Jaulin y Henri Gougaud ambos Franceses.

Yo se que François no es muy amigo de contar historias para los niños, pero el no sabe que hay niños que lo escuchan a escondidas, que hurgan entre los estuches de discos de sus papis para poder oír al narrador de acento extraño, al que sus papis han ido a ver y al que ellos no pueden acudir. Entonces los niños se emocionan cuando escuchan la voz que cuenta y se ríen, cantan y se encogen de horror… pero no se mueven; porque hay que escuchar el final de la historia. A mi me consta que luego los niños hacen títeres y dibujan personajes extraños: gigantes, caras de víboras, flores a los que les duele el pecho, pájaros multicolores, gotas de agua viajeras, una caca de vaca en busca de su identidad, etc.

No se si François ignora todo eso o quizá en silencio lo sabe, por eso me alegra saber que ha vuelto a narrar en publico pues se que hacia rato no lo hacia; creo sinceramente que el es un narrador necesario en la vida de muchas personas y aunque no quiera; también de los niños। Pues los niños saben que François no es un ogro ni un gigante malo y que se parece mas a Sir Gawain el fiel amigo del joven rey Arturo. Ojala no deje de contar nunca para seguir disfrutando de su modo particular de entregarnos luz y sabiduría con sus historias.


Desde aquella vez en que acudí a su taller de narración; François a seguido contando y compartiendo sus conocimientos con muchos otros estudiantes y profesionales; así como colegas artistas y actores de reconocida trayectoria, entre los que recuerdo a Javier Echevarria, Maria Angélica Vega, Pipo Gallo, Augusto Casafranca, Martín del Pomar, Eloisa Trellez, otros que han encontrado en François un motivo de inspiración como Miguel Figueroa, José Antonio Núñez, Pepe Cabana y muchos mas. Toda una generación de nuevos contadores de cuentos, todos “hijos” de este simpático Bretón que vendría a ser el “Padre de nuestras historias” y que ha parido en el Perú un gran movimiento de narradores orales con una intensa actividad.

Finalmente; recuerdo que un día en que nos encontrábamos conversando, mientras hacíamos un asado en casa, le pregunte inocentemente que necesitaría para mejorar mis narraciones; el se quedo en silencio un momento y me dijo: “aprende percusión, visita el África…” Bueno; ha pasado el tiempo y ya estoy en el África, aun no me he atrevido con los tambores pero estoy por iniciar mis practicas de balafon, un instrumento Africano al que me siento cercano, pues es muy parecido al manguare amazónico…pero de eso les contare en otra oportunidad.

visita el blog de etica de François:
http://blog.pucp.edu.pe/index.php?blogid=353

escucha el cuento de las lagartijas en el blog de François
http://blog.pucp.edu.pe/item/9921

"Los regalos del viento" video con la cancion que mas me gusta de Rafo Raez, aqui acompañado de Daniel F. Geniales los dos y son del Peru carajo...!
http://www.youtube.com/watch?v=hebLWMZOT3g

* Las dos fotografias fueron extraidas del archivo en linea del diario "El Comercio" de Lima - Peru.

1 comentario:

  1. Es de bien nacido ser agradecido amigo.
    Aqui ando por tus tierras,enamorada de la comida chiclayana,arequipeña,de Cusco,en fin maravillada de aromas,sabores y colores.Conocer tu gente esta siendo una fiesta y si voy de la mano de Pepe cabanas,ya me diras.
    Un abrazo
    Soledad Felloza

    ResponderEliminar