jueves, 27 de noviembre de 2014

 AHORA PUEDES LLEVAR LA HERENCIA DEL CUENTA CUENTOS RAFO DIAZ A CASA!

Nyangala Zolho. Texto publicado en Club of Mozambique 


El amor por contar historias, la escritura y la poesía han estado siempre con Rafo Diaz, un hombre que se volvió famoso por su habilidad para conmover al público de todas las edades con el arte de narrar cuentos. Cuando le preguntamos porque había decidido poner sus palabras dentro de estas tres cortas historias, Rafo nos explicó que la idea no vino de él. “El proyecto para crear estas historias viene del público. Todos aquellos que se volvieron seguidores de mis cuentos en los shows alrededor de Maputo, directamente me pidieron hacer estos libros. Después de los shows, cada vez, fue más común que la gente preguntara donde podrían comprar la historia que les había contado.
Este es un proyecto personal, iniciado por todos aquellos que querían ver estas historias cobrar vida en un libro. No había editor y los libros no están dirigidos a ningún mercado sino a mi propio mercado.


La creación de las historias fue un proceso colectivo, que envolvió a los músicos Kathleen Boon, Alvaro Benedicto, Nicolás M’Sagarra e Anna Zarberg. Sin su apoyo, dijo Rafo, estos libros no serían una realidad”.


Muy cerca de casa, este proyecto envolvió también a los hijos de Rafo, Maya y Camilo Diaz, como ilustradores de las fantasías de su padre, así como la Escuela Francesa Internacional de Maputo que produjo la traducción al Francés. Rafo, dijo que Maputo necesita aprender el arte del contador de historias, que ha encantado a muchas culturas, hasta el punto de crear Festivales de Cuenta Cuentos en muchos lugares del mundo.


  “Es algo común y errado ligar al contador de historias solo con los niños. Pero dime, quienes escuchan con más atención mis historias, los chicos o sus padres? Mis historias son para las familias.
Es muy popular la frase que dice que los cuentos no están aquí para dormir a los niños sino para despertar a los adultos”.



Todos creemos en las historias que nos hacen sentir algo. En ocasiones la gente me detiene en las calles y me cuentan de que el mensaje en una de mis historias les había dejado pensando en algo que habían experimentado o que habían olvidado. “En un mundo donde la tecnología está siempre presente, contar historias nos trae de regreso el calor humano”. A través de las historias debatimos hechos sociales, económicos y temas políticos, que preservan lo que es: “Ser humano”.
Si usted solo ha experimentado las palabras sabias de Rafo, al escuchar uno de sus maravillosos cuentos, usted ahora puede llevar sus historias a casa y compartir con amigos y familia, el arte de la narración de Cuentos.


miércoles, 30 de octubre de 2013

Luego de unos meses de trabajo estoy a  finalizar la edición de 03 nuevos libros infantiles ilustrados.


 Son tres historias fáciles de compartir en familia y cuya novedad esta su formato trilingüe (Portugués, Inglés y Francés).

Estos cuentos han sido creados en el calor familiar, contados y cantados  en la compañía de  cuatro fantásticos músicos y amigos, Kathleen, Alvaro, Nico y Ana; en el transcurso de muchas presentaciones en teatros, escuelas, aldeas y orfanatos de la ciudad de Maputo, en una aventura surreal y fantástica, el proyecto “O Livro Amigo”. Gracias Inge y Leen!



jueves, 22 de agosto de 2013

EL PINTOR DE MITOS AMAZONICOS


Hay un cuadro que me ha impresionado desde siempre, es una imagen con una Runa Mula volando sobre los techos del centro de mi ciudad, en Iquitos. En un fondo de colores ocres que le daban cierta calidez a la imagen con leves tonadas de verdes y rojos que lo enmarcaban, tenía un otorongo oscuro al acecho, era una imagen llena de calor y la mujer mula era hermosamente amazónica. 

Durante muchos años esa imagen ha permanecido en mi memoria y desde entonces he intentado seguirle la pista a Gino Ceccarelli, el creador de aquel cuadro. En esta última visita a Lima he podido disfrutar –aunque brevemente- de su última exposición en una galería de Barranco, también tuve la oportunidad de conocerlo y tener una charla rápida con él. Tiene ojos vivaces Ceccarelli, traviesos y profundos, su arte esta imbuido de imágenes poéticas, seductoras, misteriosas e inquietantes. Como ya dije, he visto algunos de sus trabajos anteriores y me parece que ha mantenido desde siempre un estilo que ha ido explorando cada vez más, con una forma muy particular de observar el universo mítico amazónico, dotándolo de su propio misticismo pictórico y de una sensualidad sutil a la vez que enigmática muy distante de otras propuestas abrumadoramente más populares.


En Ceccarelli encuentro un compromiso particular con su forma de ver la cosmovisión amazónica, sin perder de vista ese universo minimalista y lleno de sabiduría, con sus personajes mágicos y sus hechizos, en un contexto intrincado y bellamente salvaje como es la jungla amazónica. 


No pretendo aquí hacer crítica de su arte, no soy para nada un especialista, pero, si puedo opinar sobre lo que me gusta con los criterios y parámetros que conozco. En ese sentido puedo afirmar que me gusta la pintura de Ceccarelli, me genera un cierto grado de emoción su universo onírico lleno de yacurunas, sirenas, chullachaquis y Runa mulas, sus lunas poseen un pálido y enigmático brillo siempre, sus personajes parecen detenidos en el tiempo, sus chullachaquis traviesos e indolentes parecen intentar atraparnos desde sus cuadros, casi sin querer; a propósito, el cuadro “El gran varón de las aguas” es un cuadro bellamente perturbador y de múltiples lecturas, se me ocurre incluso la historia que se podría contar sobre él. Otro de los cuadros que me ha sorprendido gratamente por su calidad en el uso de la tinta y su buen dibujo es: “La huida de Belén”, los semblantes de sus protagonistas parecieran ir rumbo a un éxodo interminable.



En resumen, me encanto visitar la muestra con las obras de Gino Ceccarelli, su trabajo como artista plástico definitivamente esta fuera de cualquier cuestionamiento, poco conozco de él como persona, pero se me hace que es un tipo amistoso y pícaro como buen “charapa”. Felicitaciones sinceras por su buena obra. 

miércoles, 14 de agosto de 2013

Para mi amado esposo con Alzheimer

Esta carta es para mi amado esposo con Alzheimer

Rafael amado mio.
No sabes cuanto te extraño, no tengo con quien conversar.
Tu me acompañas noche y dia pero no me contestas,
Estas con tu mirada fija en el vacio.
Encerrado en tu mundo callado, dejándome sola, triste, abandonada.
Que será de mi sin ti?


Tengo mucho mucho miedo, me siento sola, no tengo a nadie que me quiera como tu.
Donde esas amor?
Mi esposo, mi compañero, mi amigo. No se a donde fue.
Yo lo amo tanto y me desespera verlo como esta ahora, lloro en silencio, sufro,
Necesitu su compañía, su presencia.
Se volvió niño?
Y se olvido de todos los que lo amamos, mejor seria irnos juntos de este mundo.
Por que el con esta enfermedad Dios mio?
Por que no fui yo con esa enfermedad, solo asi dejaría de sufrir tantas cosas, tanto dolor.
Pero un dia estaremos juntos otra vez, agarrándonos de las manos, amándonos nuevamente
Y no separarnos mas en la eternidad.
Amigos escuchen la canción de Enrique Iglesias “quizás la vida nos separo”, escuchen lo que dice esa letra, yo lloro.
Chao amor, adiós amado mio.

Tu esposa y tu amiga Margarita.




jueves, 1 de agosto de 2013

Comentario: “La virgen del Samiria” Novela de Roger Rumrrill

He terminado de leer “La virgen del Samiria”, confieso que ha sido un placer leer la primera parte de esta saga que me ha mantenido felizmente entretenido en estas últimas semanas, es una novela que puede leerse de un tirón, pero, he preferido ir lento y desgranando las piezas del puzle narrativo que construyo el gran Roger Rumrrill con esta historia y que nos llevan a un pasado reciente, desde donde se mantienen algunas heridas abiertas en muchos lugares de la cuenca amazónica peruana.

 Toda esta primera parte de la historia está enmarcada durante la explotación del caucho y narra con ciertos detalles los cambios que se vivieron desde el boom de su descubrimiento y las revueltas sociales dentro de las principales compañías con sus trabajadores, así como también de sus repercusiones a nivel regional y nacional durante su decadencia, decadencia que iba dejando su lugar a una nueva etapa de conflictos con colores burlonamente contradictorios, blanco y negro, Coca y Petróleo.

Narrado en continuos viajes en el tiempo, en donde el pasado y el presente de sus protagonistas se confunden continuamente, así como viajes maravillosos por ríos y trechos de la selva.
“A ciertas horas del día, sobre todo al amanecer y al atardecer, cientos y miles de garzas cubrían los cielos de nubes blanquísimas. Si es al despuntar el alba, abandonan los garzales en las islas de cecropias o ceticos donde anidan y reposan. Si es al crepúsculo, regresan después de sobrevolar buscando comida en los lagos del Pacaya Samiria…”

Pero también está presente la barbarie humana con toda su capacidad destructora y malvada. María, la protagonista de esta primera parte, es el sinónimo humano de la fatalidad vivida durante ese tiempo. María, es la amazonia violada, maltratada y prostituida por las trasnacionales con la complicidad de las autoridades y de los medios de comunicación, ella es el reflejo de lo que avergüenza a nuestra especie humana y que, curiosamente, llevo al maestro Manuel Córdova, otro personaje que hace su aparición en la novela, a declarar en el libro “Ino Moxo” de Cesar Calvo: * “Cuando pienso en Fitzcarrald y en sus mercenarios, cuando pienso que esos asesinos son humanos. Me dan ganas de nacionalizarme culebra...”

Sin embargo, hay una fuerza de voluntad gigantesca en María para acabar con sus humillaciones, en el fondo sabe que no está sola y que pronto llegara su momento, esa esperanza en el cambio es la fortaleza de María y es la fortaleza de nuestra Amazonia.
“Piensa en el bosque virgen. Pasaron miles de años para que la naturaleza alcanzara este orden, esta perfección y esta belleza, lozana y esplendida. La naturaleza funciona como una relojería perfecta, en una simbiosis entre las especies vegetales y animales y el hombre primigenio, los indígenas”.

Me encanta la forma de narrar que tiene Roger Rumrrill,  respetando las frases y los estilos propios que los pobladores amazónicos practican en el día a día,  con conjugaciones gramaticales contrarias y el uso de algunas frases en dialectos nativos que son reconocibles para nosotros, los amazónicos; lo que nos lleva a vivir de cerca todos los acontecimientos que se suceden en la historia, narrados con un estilo propio muy cercano, sencillo, poético por momentos y plagado de momentos fantásticos como los mitos que el autor va descubriendo en el transcurso de su narración. 
“Los dioses Tupi-Guaraní con sus manos formaron y le dieron aliento de vida a los seres que ahora todavía habitan el bosque amazónico, mamíferos, reptiles, aves y peces…”


Buenas sensaciones con la lectura de esta primera parte de la novela escrita por Roger Rumrrill, me quedo con la enorme curiosidad de leer las siguientes entregas. Habrá que tener paciencia y preguntarle: Cuanto debemos esperar maestro?

viernes, 19 de julio de 2013

LA FINA LINEA ENTRE EL HUMOR Y EL CUENTO.

En muchos lugares del mundo como en Latinoamérica,  “contar cuentos” o ser “cuentero” tiene el mismo significado que contar un chiste, decir una mentira o realizar una broma a alguien.
“no me cuentes cuentos”, “me estas metiendo cuentos”, “pucha que ese político es bien cuenta cuentos”. Podríamos combinar más frases, pero, lo que a mí me interesa ahora es intentar descifrar la línea que separa el acto de contar chistes con el acto de contar una historia.

En el diccionario de la Real Academia; un chiste es una ocurrencia graciosa. Puede tratarse de una expresión espontánea o de un dicho o historieta breve que contiene algo que mueve a risa. La intención del chiste es hacer reír al oyente o receptor. Su principal objetivo, por lo tanto, es la comicidad, aunque hay chistes con connotaciones políticas y sociales que enmascaran una crítica.

Un cuento, es una narración breve que es creación o ficción de uno o varios autores, basada en hechos reales o ficticios, inspirada o no en anteriores escritos o leyendas, cuya trama es protagonizada por un grupo reducido de personajes, y que tiene un argumento relativamente sencillo y por tanto fácil de entender.
Durante mi experiencia narrando cuentos en diversos lugares del mundo, he podido observar rutinas de presentación –incluyendo las mías- en la que las historias ceden su punto de importancia al humor, al gag o a la comedia. Recursos totalmente válidos y que funcionan casi siempre. Pero, he aquí los dilemas en forma de interrogantes:

Necesito realmente hacer reír al público para sentir que estoy contando una buena historia?

Soy capaz de lograr otras emociones en mi público que no tengan que ver directamente con la risa?

El público reaccionara bien a mi propuesta dramática o terrorífica, sin sentirme culpable después?

Cuál es la línea que separa mi acto de contar una historia con el stand up y la improvisación escénica?

 Quiero ser narrador de historias o humorista?


Pienso que la pregunta final es la clave para todas las otras interrogantes. Creo que si alguien construye un imaginario con historias jocosas e improvisando sobre la marcha con la intención única de hacer reír, debería convertirse en un humorista y buscar su espacio. 

Un narrador de cuentos, en mi opinión personal, aun cuando en algunas de sus historias no esté ausente el humor, el narrador de historias debe centrarse en el acto de “contar la historia” como único objetivo, así como también, soy consciente de la importancia de explorar todos los formatos narrativos existentes, intentando ser siempre original al momento de la performance de “contar” y sabiéndose capaz de poder ofrecer a su público, placeres y emociones diversas por el pago de una sola entrada. 

LA VIRGEN DEL SAMIRIA. Roger Rumrrill

Yo soy un amante de los héroes de comics, pero, al mismo tiempo soy un gran amante de los héroes de carne hueso que me han fascinado desde siempre, esos héroes reales son muchos y variados, la mayoría imagino que será difícil conocerlos porque ya han pasado a una mejor vida o simplemente porque nuestros mundos difícilmente se podrán encontrar, pero vamos que he tenido suerte de conocer a unos pocos y uno de los que siempre ha encabezado mi lista particular de preferencias ha sido y continua siendo el gran y shamanico maestro, Roger Rumrrill.



Roger Rummrill,  es una joya preciosa del mundo intelectual Amazónico Peruano y siempre se ha mantenido en pie de guerra frente a cualquier amenaza sobre nuestro territorio, como un fiel y protector Chullachaqui o Shapshico castigador. Frente a cada abuso de poder, sean por parte del estado, empresariales o institucionales, él siempre se ha atrevido a hablar fuerte y claro.  Sus cuentos están llenos de ese mundo verde y mágico que él protege en la vida real como Roger  Rumrrill y en la ficción, con su querido y entrañable personaje “Oroma”.  Tuve la suerte de verlo un día antes de partir y tuvimos una agradable conversa, acompañados con una mazamorra de shibe con leche de soya, que su esposa había preparado previendo mi apetito voraz, aquella mazamorra me supo a elixir de Dioses que me lleno no solo el estómago sino también el alma, necesitaba de algo así y de una buena y agradable conversa con mi respetable anfitrión. 

No perdí el tiempo y le caí con una retahíla de preguntas sobre su última novela, el respondió a mis curiosidades siempre con una paternal condescendencia. Roger es un cuenta cuentos espectacular y es capaz de llevar el hilo de una historia sobreponiendo otras en el camino, al estilo en que lo hacían nuestros antepasados amazónicos. Me agrado descubrir algunos secretos de su novela, incluso antes de leerlo, porque no fue sino hasta despedirnos que hicimos el ritual de intercambiarnos un ejemplar de su última novela “La virgen del Samiria”, con mi libro de cuentos africanos. El balance de ese intercambio me es favorable pues admiro mucho la literatura de Roger y he empezado a leer la novela con mucho esmero y calma, hasta ahora me estoy divirtiendo en su lectura y descubriendo muchas cosas acontecidas en la época del caucho y más tarde con el petróleo, todas esas cosas sucediendo mientras nos hace viajar por quebradas, ríos y pueblos que son ráfagas de nostalgia en mi memoria.